Tiles, panels and socarrats

de la Col·lecció Mascort

Azulejo

Azulejo

Manises, tercer cuarto del siglo xv
13 x 13 x 1,8 cm 500 g
cat.num. 124

Azulejo en forma de losange, decorado en azul. La decoración consiste en una mata de malva encuadrada por una banda, con filacteria dispuesta a lo largo de los cuatro lados del azulejo. En cada una de las esquinas, se percibe una flor de cinco pétalos. La filacteria, escrita con letras capitales alla greca dice: “El gueat per via cegua”.

Observaciones: La leyenda completa sería “Mal va el gueat per via cegua”. Con el tiempo, este juego de palabras habría evolucionado hacia la popular frase “el amor es ciego”. Como bien se explica en la ficha de Vinseum (http://www.vinseum.cat), en la literatura cortesana del tercer cuarto del siglo xv hallamos diversas referencias que relacionan la flor de malva con el amor: en el Libro del Buen Amor, del Arcipreste de Hita; en Tirant lo Blanc, de Joanot Martorell, donde la enamorada de Tirant, Carmesina, lleva una malva bordada en el vestido, o en la poesía de Ausiàs March, en concreto, en su obra Entre Amor só portat he Fortuna, hay una referencia a cómo el amor puede hacer perder la razón a una persona como si ésta fuese guiada por una vía ciega. Azulejos con esta decoración proceden de un palacio sito en la calle Huérfanos, núm. 1 de Valencia, perteneciente a la familia Martín de Torres de Aguilar, que fue tesorero de la reina María de Castilla, casada con Alfonso V de Aragón. En el Museu de les Cultures del Vi de Catalunya (Vinseum, Vilafranca del Penedès) se conserva otro ejemplar con esta misma leyenda (núm. reg. 6370). También la encontramos en el Museo Nacional de Cerámica (Valencia), núm. inv.: 1/2245. En el reverso, está escrito en negro “4375”, “359”.

Bibliografía: Algarra 1998, p. 162, fig. 22; Font 1905, p. 180; González Martí 1952, ii, p. 64-73; València-Nàpols. Les rutes mediterrànies de la ceràmica, p. 250, fig. 62.